Newsflash

Breaking The Shang Han Lun Code:

an exciting seminar with Dr Yaron Seidman, recorded on August 25-26th, 2012 and available online now!

http://chineseclassics.org/SFSeminar.html

Home
Por qué Medicina China? Una entrevista con Yaron Seidman. Print E-mail

Download the article in pdf format

Por Alberto Cantidio Ferreira - Acupunturista de Brasil, miembro del Proyecto Medicina Chinesa Classica http://www.medicinachinesaclassica.org/; traducido al español por Charles Chang.

ACF: Nos puede decir cómo comenzó a estudiar Medicina Tradicional China y sus experiencias.

YS: Creo que muchas veces un evento puede influir en la transformación de  una vida, pero, para que esto suceda, la base tiene que estar preparada; si una semilla se siembra el hombre siempre necesita cultivarla, de lo contrario, morirá prematuramente sin alcanzar su completo potencial. Para mí comenzó en Israel, en el año 1989, cuando tenía dieciocho años, hace unos veintidós años. Mi compañero de cuarto en ese momento me recomendó una película que se llamaba “Out on la Limb o Todo está en el Limbo” con la actriz Shirley McLain. Vi la película (pero, ha transcurrido  tanto tiempo que no me acuerdo de la trama), de lo que si me acuerdo es que en una escena la actriz estaba en un hermoso lugar de América del Sur, tal vez en Machu Picho, no recuerdo exactamente; sé que experimentó algo en su cuerpo, como si su espíritu se hubiese elevado, como si hubiese salido de ella, y visto a si misma desde  afuera de su cuerpo. Pero, no es este tipo de evento o imaginación lo que me intereso, sino al hecho del porque me causo curiosidad, una curiosidad por saber más acerca de la verdad. Sentí que la única manera de acercarse a la verdad era a través del aprendizaje. Así que comencé a aprender todo lo relacionado con medicina alternativa; a menudo se hablaba de experiencias fuera del cuerpo y del espíritu. Y, descubrí que cuanto más exploraba este tipo de peculiaridades más lejos me sentía de la verdad. Porque hablaban de manera extraña,  tenían nombres especiales, se discutía de otros mundos y de otras existencias espirituales, pero para mí todo parecía supersticiones. Me dije a mí mismo “esto no puede ser todo, tras tantas generaciones, debe haber existido gente que en realidad entendió la verdadera esencia”, aunque sin saber muy bien lo que era, continuaba en la búsqueda de esta esencia. Hasta que me encontré con la Medicina China o Medicina Tradicional China. Me mudé a Nueva Zelanda, luego a China y posteriormente para  Alemania, porque estaba obsesionado por aprender las teorías de la Medicina Tradicional China; los Cinco Elementos, Yin Yang, Zang Fu, Jing, Qi, Shen, entre muchos otros; y sentí que había llegado a mi destino en 1993. En y durante mi formación en la Medicina Tradicional China me encontré con el libro llamado “Yellow Emperor o El Emperador Amarillo”, y otros libros clásicos, estaba muy interesado y contento por estudiar ese asombroso conocimiento. En 1993, uno de mis maestros en Nueva Zelanda hizo todos los arreglos necesarios  para que yo me quedara con su familia en Beijing, lo cual me emociono muchísimo, por ser este mi primer viaje para China. Después que llegué a Hong Kong, tomé un ferry para trasladarme a Guangzhou, después, un tren durante treinta y tres (33) horas en un asiento duro, sin poder dormir bien, los niños orinándose en el suelo, una ventana que no se podía cerrar y en donde todos me miraban como si yo viniese de la luna. Finalmente, llegué a la estación de tren en donde la esposa de mi maestro me estaba esperando,  puse la bolsa de ropa en su bicicleta y caminamos durante dos (2) horas hasta nuestro destino. Este fue mi primer encuentro con la verdadera China muy diferente a lo que es actualmente. No podía ni hablar ni leer chino, no me podía comunicar con la familia ni ellos conmigo.  Me preguntaba a mismo “¿Cómo puedo pretender aprender la Medicina Tradicional China, si ni siquiera puedo decirles que tengo sed y quiero un vaso con agua?” Pero, esto me motivo a ponerme en movimiento, comprendí que tenía que hacer todo lo necesario y no importaba cuán difícil fuese, si quería de verdad entender la Medicina Tradicional China yo estaba en la obligación de aprender el idioma chino.

 

ACF: ¿Cuándo fue tu primer contacto con los libros clásicos y cómo te diste cuenta de dichos libros son importantes en la práctica?

YS: Me mudé para Alemania en 1994, para aprender alemán y entrar a la Universidad de Friburgo a estudiar Sinología o Ciencias Chinas. Es entonces cuando comencé a aprender a leer y escribir el chino moderno y al mismo tiempo el chino antiguo. Se podría decir que este fué el primer encuentro con los libros clásicos chinos más no con los libros clásicos de la Medicina Tradicional China. Cuando comencé este camino me propuse la meta de escribir por lo menos treinta (30) páginas diarias llenas con caracteres chinos para aprenderlos con más detalles. A veces escribía hasta cien (100) páginas por día o hasta que mi mano estuviese doliendo y entumecida. Mi habitación estaba llena de papeles escritos en caracteres chinos. Por alguna extraña razón no me resultaba difícil. Me gustaba escribir, escribir y escribir mientras las horas pasaban sin darme cuenta, como si no tuviese otra cosa mejor que hacer; y, de hecho era lo mejor que podía hacer. Llego un momento en la universidad, que decidí retirarme de todas las demás clases, español, sánscrito, francés, veda y comencé a dedicarle todo mi tiempo y esfuerzo a los caracteres chinos. En 1996, decidí dejar la universidad debido a que creía a que mis estudios de chino no me estaban llevando a ninguna parte. Mi maestro me asignó un nombre en chino, Meng Ya Lun (孟亚伦) y ha sido mi nombre desde entonces, luego, él me envió a su universidad en Kaifeng, pero después me mudé a Wuhan. Las universidades simplemente no tenían lo que yo estaba buscando, así que viaje en China desde Beijing para Shanghai y desde Kunming al Tíbet, en busca de ese algo especial que yo sabía estaba allí, pero no lo podía encontrar. En ese momento yo tenía una firme creencia en el destino, sabía que si mi destino era encontrar un maestro que me guiara, y no me quedaba otra alternativa que seguir esperando hasta encontrar mí destino. Así que viaje dentro de China conociendo diferentes profesionales y profesores, ninguno tenía esa esencia que estaba buscado.  En 1997, me regresé desde China para los EE.UU. con muchos libros clásicos chinos, y, decidido a continuar estudiando por mi cuenta. Me la pasaba leyendo y leyendo, pero, a pesar de que entendía aun me sentía vacío por dentro. En 1998,  decidí regresar nuevamente para  China para ver si finalmente me encontraba con mi destino. Le pregunté a un amigo en Guilin, si sabía de alguna universidad que no fuese comercial, y él me recomendó la Universidad de Medicina Tradicional China de Guangxi. Hice los arreglos con la universidad para pasar seis (6) meses con profesores particulares estudiando hierbas, libros clásicos y oyendo clases relacionadas con los libros clásicos (como la antigua lengua de Medicina Tradicional China - Yi Gu Wen). Conocí a algunos grandes maestros, sin embargo, uno de ellos me hizo sentir vivo. Cada clase que tenia con él, hizo sentir que mi estómago se revolvía, mi cerebro se impresionaba y mi corazón palpitaba alegremente. El nombre de este profesor es Liu Li hong (刘力红). Aunque por pocos y cortos meses me sentí como en un punto de no retorno. El profesor me puso en un camino que yo sabía que era correcto.  Diría que esta vez fue la primera vez que realmente encontré lo que estaba buscando frente a frente. Poco tiempo después sentí que una enorme cortina se me fue retirada de los ojos y pude ver la dirección por la cual debía continuar. Las teorías de Medicina Tradicional China que había aprendido en años anteriores no ocupaban ningún espacio en mi nuevo camino, todo eso pertenecía al pasado. Emocionado y lleno de inspiración, regrese para los EE.UU. y continué con mi aprendizaje de los libros clásicos. Escribí a mano una copia del libro clásico “Shang Han Lun” y “Jing Gui Yao Lue” que me lleve conmigo, y constantemente intercambiaba cartas con mi maestro. Esto me ayudó a mantener la relación a pesar de la gran distancia.http://www.google.com/images/cleardot.gif Entre los años 2000 y/o 2001, en uno de mis múltiples viajes para China, fué para aprender Tai Chi Quan,  como de costumbre tome el teléfono y llamé a Liu para hacerle saber que estaba en China (aunque muy lejos de Guangxi). Liu mencionó que él está a punto de hacer un viaje a Sichuan y me preguntó si me gustaría ir con él. Eran dos (2) semanas de tiempo del viaje desde Pekín para un lugar muy remoto y sólo disponía de tres (3) semanas para estar en China así que tuve que rechazar su oferta. Después, siempre sentí de que me había perdido de algo y que debí haber seguido mi corazón, haber ido en esa excursión (el lamento no está en mí). Eso fue una gran lección para el resto de mi vida. Si mi corazón me dice algo, entonces lo debo escuchar. En el 2002 sentí que lo debía volver a llamar y por suerte Liu se encontraba en Pekín, así, que dejé todo y pase un mes con él. En ese momento Liu estaba en la universidad de Qinghua. Me uní a algunas de sus clases fuera del campus junto a un pequeño grupo de estudiantes. Siempre me llevaban a verlo sentado en la parte trasera de una bicicleta de uno de los estudiantes a un lugar remoto que se conoce con el nombre de Hu Tong (callejón). Entramos en un edificio antiguo, donde se le colocaba inciensos a Confucio para después comenzar la clase. Había una dinámica muy diferente a las clases regulares de la universidad. Recuerdo que estas clases me hicieron sentir como que no sabía nada acerca de la Medicina Tradicional China. Los debates eran basados sobre los antiguos sabios (dichas discusiones aparecieron en su libro Si Kao Yi Zhong 思考中医 – contemplado en la Medicina Tradicional China). Esta fue la segunda vez que los libros clásicos llamaron la atención directa de mi corazón. Desde ese momento me olvidé de la moderna Medicina Tradicional China, las teorías Zang Fu y de la medicina occidental. Luego volví para los EE.UU. y mi pensamiento nunca fue el mismo, los tratamientos clínicos no fueron los mismos,  y  la lectura de los libros clásicos tampoco fueron los mismos.

 



ACF: ¿Cómo tú estudias los libros clásicos y cual crees es la mejor manera de hacerlo (sobre todo para los aquellos que no saben leer chino)?

YS: Desde que regresé en el 2002 cada vez que leo los clásicos siempre anoto frases o segmentos que afectan directamente a mi corazón. Los leo una y otra vez para comprender sus significados y memorizarlos, luego escribo un comentario sobre esa frase. En mi último libro “Curing Infertility: The Incredible Hunyuan Breakthrough o Curando la infertilidad: El Increíble Progreso Hunyuan” introduzco algunos de estos comentarios. Creo que para estudiar los libros clásicos es necesario hacerlo de la siguiente manera: leer, analizar, escribir, memorizar, formular comentarios al respecto y luego escribirlo de nuevo. De esta manera lo ves, lo entiendes, lo sientes y luego se irradia hacia el exterior. Para aquellos que no pueden leer en chino les recomiendo estudiar el idioma chino, pero si no pueden hacerlo, tratar de encontrar a un buen maestro que los guíe acerca de los libros clásicos, si tampoco lo consiguen, tratar de leer las traducciones comparándolas con la naturaleza. Hay que tratar de pensar de la misma manera que los antiguos sabios. Si uno se conecta con la naturaleza al leer las traducciones, llega a la conclusión de que  “puede haber algo extraño con esta traducción,  con una frase o con esta línea.” Si usted está de acuerdo con una traducción de cualquier texto,  significa que usted no hizo un buen análisis,  y, esto es de lo que se trata la Medicina Tradicional China. Incluso si uno sabe leer y escribir en chino los problemas aun no han terminado. La mayor dificultad es la de poder diferenciar entre los buenos textos y los menos malos. No porque un texto sea antiguo, significa que es necesariamente correcto, así que, cuando uno conoce los caracteres chinos puede fácilmente confundirse. Elegir, las teorías malas en lugar de las buenas,  esto es lo que más o menos ha sucedido con la Medicina Tradicional China moderna. De esta manera uno está en condición de decidir por sí mismo lo que es bueno o lo que es malo, de lo contrario, se les permite a los traductores decidir por uno. Muchas veces los traductores no se pueden conectar con la fuente espiritual del texto y sólo confían en la lengua,  por ende, a lo largo de los siglos se han desarrollado ideas incorrectas y diferentes. El lector extranjero esta a la merced de los traductores, siendo una mala estrategia para poder aprender de los libros clásicos. Una excelente idea como primer paso, es empezar por aprender el idioma chino. Esta es mi recomendación para los que aun no hablan chino.

ACF: ¿Qué piensa usted acerca de las versiones de los libros clásicos en inglés y cuan valiosa es esta fuente para los profesionales que no saben leer chino?

YS: Por supuesto que son un gran recurso. Me gusta especialmente el traductor James Legge de los libros clásicos del Confucionismo y el Taoísmo, ya que él siguió los comentarios de grandes historiadores en sus traducciones.  Aunque a menudo estoy en desacuerdo con sus traducciones y por defecto también con muchos de sus comentarios. Siempre he pensado que si solamente se sigue la interpretación de otros no es una buena idea. Uno debe formar sus propios sentimientos acerca de los textos antiguos. Los libros clásicos de la Medicina Tradicional China como el “Su Wen” y “Ling Shu” no son sino un reflejo de menor importancia en los libros clásicos chinos. Diferentes autores escribieron diferentes capítulos en diferentes períodos de tiempo. Lo mejor para una persona que no habla el chino,  es comenzar a documentarse con otros libros clásicos chinos; como los del Confucionismo,  el Taoísmo; y, luego pasar a la traducción de los textos médicos clásicos chinos. Después de haberse ilustrado de otros textos clásicos chinos, cualquier profesional estará en una mejor posición para evaluar la traducción y el contenido de los textos médicos clásicos chinos, y, tendrá una mejor disposición acerca de cómo aceptar o rechazar dichos textos.

 

ACF: ¿Cree usted que hoy en día, los libros clásicos tienen importancia en la educación de la Medicina Tradicional China tanto en China como en el Occidente? ¿Cómo crees usted que debería ser?

YS: En realidad no hay nada de la verdadera Medicina Tradicional China y de los libros clásicos en la práctica moderna. Porque no solo es simplemente la práctica correcta o incorrecta, la Medicina Tradicional China tiene por objeto una cosa y solo una cosa, la verdad de nuestra existencia. Debemos estar cerca de esta verdad mediante la comprensión de la naturaleza. El nivel físico más bajo y su nivel espiritual más alto de la naturaleza no ha cambiado durante los últimos 4000 años. Lo que está cambiando constantemente es nuestra sociedad. Lo que era normal  ayer, hoy en día es anormal, y aunque los tiempos estén cambiando, la naturaleza seguirá siendo la misma. Nuestro objetivo cuando empezamos a comprender los libros clásicos es la de captar a que se referían los ancestros chinos. A cómo lograr un bajo nivel en el plano de lo visible y/o  físico, y, conseguir un nivel superior en la visión interna. La habilidad de la visión interna es extremadamente difícil de obtener, es por esta razón que a través del tiempo son muy pocos los que han logrado poseer esa destreza, pero, a estos que los han logrado se les reconoce como los sabios de la Medicina Tradicional China. Si ignoramos a estos sabios y los consideramos como necios o sin sentido, entonces nos estamos alejando del nivel superior de la visión interna de la Medicina Tradicional China, y solo estaremos adoptando el nivel bajo de lo físico.  La educación hoy en día se concentra en las teorías “físicas” de la Medicina Tradicional China, como Zang Fu, Jing, Qi, Shen o meridianos físico entre otros. Pero todo lo que pertenece al nivel superior no se enseña, a pesar de que ello representa alrededor del 90% de los libros clásicos antiguos. Pero, ¿si el 90% del conocimiento que está oculto en los libros clásicos no se toma en cuenta aun se puede llamar Medicina Tradicional China? No lo creo, los estudiantes de hoy realmente creen que ellos saben más que los antiguos sabios. Un amigo me comento que en un foro de Medicina Tradicional China se presentaron cien (100) casos de diferentes enfermedades,  en las cuales nadie supo cómo explicar la solución en base a la Medicina Tradicional China, todos sin excepción recurrieron a las teorías de la medicina occidental. Si cien (100) profesionales de la Medicina Tradicional China discuten acerca de un problema y sólo pueden utilizar las teorías de la medicina occidental para solventarlo, ¿Podemos todavía llamar a esto Medicina Tradicional China? No lo creo. ¿Cuál es el problema entonces? No hay conocimiento del nivel superior de la Medicina Tradicional China, y no existen suficientes investigaciones sobre los libros clásicos. Cuando se discute acerca de la obstrucción del Qi en el hígado ¿Qué es  lo que significa  realmente? Cuando se habla de la deficiencia del Yang en el riñón ¿Cómo lo podemos solucionar? Nadie lo sabe.  Hoy en día, cuando uno va a la escuela Medicina Tradicional China se debería comenzar con los libros clásicos y terminar con los libros clásicos, en otras palabras, se debe comenzar con Medicina Tradicional China y al finalizar con Medicina Tradicional China. Aprender de la medicina occidental debería ser opcional. Entonces, ¿Cómo los estudiantes pueden pasar los exámenes del estado con todos los requisitos y regulaciones que igen? Bueno, este tipo de una pregunta no está relacionada con la Medicina Tradicional China. ¿Si uno estudia toda la información con el fin de obtener una licencia, esto lo hace a usted  un buen practicante de la Medicina Tradicional China? No, en lo más mínimo. A menudo oigo la frase: “hay que graduarse en la escuela de acupuntura y después comenzar a aprender la Medicina Tradicional China” ¿Tiene esto algún sentido? No para mí. La universidad de Medicina Tradicional China en China y en el oeste necesitan someterse a una cirugía radical, o la medicina perderá sus cualidades y solo quedara el nombre de la Medicina Tradicional China mas no el conocimiento.

 

ACF: Hay muchos libros modernos sobre la Medicina Tradicional China. ¿Cuál es la contribución de autores como Maciocia y Jeremy Ross y cómo debe el lector a hacer la transición entre estos libros fundamentales a los libros clásicos?

YS: Cuando empecé a leer los libros de Maciocia y de Ted Kaptcuk,  pensé que eran grandiosos. Ellos son un gran punto de partida y cada principiante los debería estudiar. Sin embargo, si uno quiere progresar, elevar su capacidad y comprensión, debe ser como dichos autores, tener una considerable investigación sobre los libros clásicos. Cada profesional debe ser como ellos, estudiar sobre los libros clásicos y convertirse en su propio autor. Nadie debería conformarse con ser un seguidor. Todo el mundo debería convertirse en un líder; de esta manera se conectan a la fuente y se consigue información valiosa. ¡Esta es la verdadera Medicina Tradicional China! Así es como infinitas generaciones de profesionales lo hicieron, todos  conectados directamente a la fuente.

 

ACF: ¿Además del estudio de los libros clásicos, qué otros libros o formas de ejercicios recomendaría usted para que los profesionales de la Medicina Tradicional China puedan sumergirse dentro de la cultura china con el fin de aumentar su conocimiento sobre los libros clásicos?

YS: Los libros del Confucionismo y el Taoísmo, Qigong, Tai Chi Chuan y la meditación.

 

 

 

ACF: Liu Lihong es su mentor. El es uno de los mayores críticos de la educación moderna de la Medicina Tradicional China en China. ¿Cómo  influyeron en ti sus enseñanzas?

YS: Soy solo un pequeño estudiante de Liu Lihong, he pasado cortos  períodos  de tiempo con él. Otros, como mi amigo y colega Li Kangming estuvo mucho años junto a él, por lo que su nivel es superior al mío. Mi destino es estudiar por mi cuenta, sin embargo, tuve la suerte de tener como guía a Liu, quien no es un crítico de la Medicina Tradicional China, sino más bien un sanador de la Medicina Tradicional China. La verdadera Medicina Tradicional China está siendo afectada, por lo que en la reflexión de Liu sobre los libros clásicos trae consigo la cura necesaria en China y de hecho en todo el mundo. Sé que esto es así, porque cuando yo lo conocí, para mí la Medicina Tradicional China estaba enferma, su sabiduría me guió a la recuperación y  es lo que él mejor sabe hacer. El sanó mi entendimiento acerca de la Medicina Tradicional China y también literalmente la medicina en todo su país. En 2006, regrese para China y nuevamente fui a Guangxi, Liu invitó al maestro Li Li (李里) para dar una serie de conferencias, a las cuales asistí con mucho placer, su mayoría eran sobre el confucianismo y Liu estaba sentado en frente de la clase como un estudiante. En ese momento aprendí de él que un médico de la verdadera Medicina Tradicional China es siempre un estudiante. Esto lo pongo en práctica y en las clases que enseño.

En 2008, Liu fué para los EE.UU. a visitar a Heiner Freuhauf en Oregon y afortunadamente, también tuvo tiempo para visitarme. Mi práctica se especializa en la infertilidad por lo que llevé a Liu al Centro de Fecundación In Vitro en Yale, Connecticut. Cuando el director de la clínica nos mostraba el lugar pasamos al lado de un contenedor de esperma, Liu inmediatamente se aproximo al tanque y coloco su mano para darle bendiciones budistas. En ese momento sentí en él, la verdadera Medicina Tradicional China. Sentí lo que la Medicina Tradicional China sabe sobre la vida, de donde viene, hacia dónde debe ir y por qué la vida es tan importante. Todos los días, siempre aprovecho esta sensación en la clínica. Cada vez que veo a pacientes infértiles recuerdo las intenciones de Liu. Dichas intenciones guían mis pensamientos acerca de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos. Me he cultivado a través de las enseñanzas de Liu y de los libros clásicos. Esto es, mi formación práctica de la Medicina Tradicional China.

ex

 

Polls

Is Shang Han Lun theory important for diagnosis in Chinese medicine?